Administración de Fincas

Garantizamos el buen funcionamiento de las comunidades de propietarios.

administracion_fincas_icon_hover

ADMINISTRACIÓN DE FINCAS

La gestión y administración de fincas y Comunidades de Propietarios es uno de los servicios insignia de Arnal.

Nos esforzamos por conocer en profundidad las particularidades de cada comunidad y por garantizar su buen funcionamiento, velando en todo momento por crear un clima de seguridad y confianza que favorezca la convivencia.

Administración de Comunidades de Propietarios

Las Comunidades de Propietarios son pequeños universos en sí mismas, cada una de ellas con sus particularidades y diferencias, que deben ser atendidas y resultar satisfactorias para todos sus miembros para obtener acuerdos que garanticen la buena convivencia. Somos Administradores de Fincas colegiados con el número 4126 en el Col·legi d’Administradors de Finques de Barcelona i Lleida y con el número 437 en el Col·legi d’Administradors de Finques de Girona, credenciales que certifican nuestra profesionalidad.

Las Comunidades de Propietarios suponen uno de los mayores campos de actuación en el marco de nuestros servicios de Administración de Fincas. El primer mandamiento del administrador de fincas de Arnal es velar por el buen funcionamiento de la comunidad y, además, gestionar los asuntos cotidianos y garantizar una solución satisfactoria para todos, ya se trate de particulares, grupos de propietarios, grupos de inversores o sociedades. En Arnal, establecemos una clara diferencia entre la administración de propiedades verticales y horizontales y contamos con expertos en la gestión de ambas tipologías.

Las tareas de gestión cotidiana de una comunidad horizontal incluyen velar por el buen funcionamiento de la misma y de sus elementos comunes y gestionar las incidencias. Asimismo, gracias a nuestros proveedores de confianza, nos encargamos de gestionar y supervisar, entre otros asuntos, la remodelación de una fachada, la caída de elementos a la calle, conflictos vecinales o la reparación de ascensores, entre otros trámites. Además, también es tarea del administrador de fincas ocuparse de la gestión y el control de las cuentas de la comunidad y convocar reuniones de propietarios, ya sean de carácter ordinario o extraordinario.

Del mismo modo, un propietario suele tener una serie de necesidades a la hora de comercializar un inmueble o local comercial como pueden ser la obtención de una cédula de habitabilidad o de un certificado de eficiencia energética para poder alquilar una vivienda. Gracias a la colaboración con arquitectos de confianza, nuestro equipo se encarga de realizar este tipo de trámites y servicios para nuestros clientes.

Administración de comunidades de propietarios

“La gestión y administración de comunidades de propietarios es uno de los servicios insignia que llevamos años ofreciendo en la división inmobiliaria de Arnal”.

Gestión de incidencias derivadas de la finca

La Administración de Fincas en propiedades verticales se centra, en la mayoría de casos, en la gestión del alquiler. Tras encontrar un producto inmobiliario, comercializarlo y alquilarlo, nuestros administradores de fincas se encargan de la gestión de este alquiler, que implica el cobro de los recibos de alquiler, la aplicación de los aumentos pertinentes –tipificados en el contrato de arrendamiento-, la aplicación de las cláusulas y condiciones contractuales y la realización de un seguimiento de las repercusiones económicas que se deriven de éste. Además, tal y como ocurre en las comunidades horizontales, el administrador de fincas se responsabiliza de atender y dar solución a las incidencias cotidianas que puedan surgir.

Además de las tareas básicas del administrador de fincas, nuestro equipo se encarga también de firmar contratos de arrendamiento cada vez que se produce un nuevo contrato o una renovación tras la finalización de una relación contractual. Se trata de una tarea altamente personalizada y en la que intervienen, en muchos casos, factores emocionales, ya que la vivienda es una parte muy importante de la vida de nuestros clientes. Por ello, cuando un cliente, ya sea propietario o arrendatario, se pone en contacto con nuestro equipo para resolver una incidencia, le proporcionamos siempre una respuesta rápida y eficaz para cada situación.

“Arnal ofrece a los propietarios de inmuebles la seguridad de que velaremos por su propiedad, poniendo a su alcance recursos de ahorro y buenos inquilinos que proporcionan un alto grado de tranquilidad”.

Con el fin de garantizar un servicio excelente, el administrador de fincas debe estar al corriente de todos los cambios legislativos – de tipo normativo, jurídico y técnico – que implican modificaciones o transformaciones que pueden afectar a su propiedad o inmueble.

Desde Arnal ofrecemos rapidez en las respuestas, atención a todos los detalles y un trato de proximidad sin intermediarios. Además, ofrecemos a los propietarios de inmuebles la seguridad de que nuestro equipo velará por su propiedad, pondrá a su alcance recursos de ahorro y buenos inquilinos –puntuales en sus obligaciones de pago– que proporcionan un alto grado de tranquilidad.

Administración de urbanizaciones

Otro de los servicios que ofrecemos desde la Administración de Fincas de Arnal es la administración de urbanizaciones, juntas de compensación y parcelistas. Las parcelas son un ámbito para el que se requiere la atención de administradores especializados, como ocurre en el caso de las naves industriales, que funcionan por un régimen distinto.

Para ello, en Arnal contamos con administradores especializados en este tipo de régimen que garantizan una gestión de estos inmuebles y parcelas con el más alto grado de profesionalidad y actualización tanto sobre la legislación actual como sobre la normativa específica, lo que permite asegurar la absoluta tranquilidad de nuestros clientes.

“La tarea de Administración de urbanizaciones, juntas de compensación y parcelistas es uno de los servicios insignia por los que se reconoce a Arnal en el mercado”.

La tarea de Administración de Fincas es uno de los servicios insignia por los que se reconoce a Arnal en el mercado. Ya en 1985, se constituyeron las comunidades de los primeros pisos que empezamos a gestionar desde nuestra división inmobiliaria. Por lo tanto, la gestión y administración de Comunidades de Propietarios horizontales fue uno de los motores que impulsó y que continúa impulsando, a día de hoy, nuestra división de Servicios Inmobiliarios y de Administración de Fincas en Barcelona. En esta, como en el resto de áreas de nuestra organización, continuamos dedicando cada día todo nuestro esfuerzo, así como la máxima pasión y devoción de nuestro capital humano con el fin de administrar Comunidades de Propietarios que sean ejemplarizantes para vecinos, inquilinos y propietarios por igual.

back to top